jueves, 15 de enero de 2015

EL MOLÍN DE PRUNADIELLA (RIOSA)



Los molinos tuvieron una gran importancia en el Concejo de Riosa, sobre todo en la segunda mitad del siglo XIX y primera mitad del siglo XX. Tanto en el valle del río Llamo, como en los del de Grandiella, Code o La Juncar, aún se conservan muchos vestigios de estas construcciones, algunas dotadas de molino y vivienda y otros, solamente del edificio del molino. En la actualidad, son muy pocos, los que, con algunos arreglos, podrían ponerse en funcionamiento. 
Sería muy interesante el hacer un estudio desde el punto de vista social del papel que jugaron los molinos en la historia de Riosa: aspecto humano, lugar de encuentros, cierre de tratos, punto de reunión entre vecinos con intercambio de información, inicio de noviazgos y futuros matrimonios, etc.. Si las paredes de los molinos hablaran nos encontraríamos con muchas sorpresas.
El único catalogo que conozco sobre los molinos de agua del Concejo de Riosa, es el realizado por el arquitecto redactor del reciente Plan General Urbanístico del Municipio de Riosa, Ramón Fernández Rañada, que contó con la inestimable colaboración de Sergio Alvarez Vázquez, vecino de Les Gateres. Sergio es un perfecto conocedor de este tema. Por razón de su cargo de Recaudador del Ayuntamiento de Riosa durante muchos años y en una época en que se cobraban muchos de los arbitrios y tributos a domicilio, estaba obligado mensualmente a patear todos pueblos y caminos del Concejo de Riosa, Fue una gran ayuda en el recorrido realizado para la ubicación e identificación de los mismos.
Los molinos aguas abajo del Llamo y del Code, tuvieron gran protagonismo en las reclamaciones de daños y perjuicios que realizaron sus dueños así como el Ayuntamiento de Riosa como consecuencia de las captaciones realizadas por el Ayuntamiento de Oviedo en las cabeceras de los ríos Code y LLamo, respectivamente, para el suministro de agua de la capital en el último cuarto del siglo XIX y primer cuarto del siglo XX, y para las que el Estado, a pesar de la oposición del Ayuntamiento de Riosa, les había otorgado la correspondiente concesión (En el archivo municipal del Ayuntamiento de Riosa existe un gran volumen de documentación sobre todos estos temas).
De todos los molinos de Riosa hay uno al que me voy a referir y del que guardo muy bellos recuerdos: EL MOLIN DE PRUNADIELLA. Por un lado, por lazos familiares, perteneció a mis abuelos paternos, Mariina y Avelino - hoy es propiedad de mis primos Marisa y Avelino Cabo -, por otro, los recuerdos entrañables de mi infancia y juventud que rememoran de forma cariñosa a las personas que en él vivían. Me acuerdo mucho de MARÍA EL MOLÍN, de NIDES, ENEDINA, MANOLO EL MOLÍN Y JESÚS. Por todo ello siempre me hizo ilusión compartir estos agradables recuerdos con todos vosotros y así, a la vez, aprovechar la ocasión para homenajear, tanto a mis abuelos paternos como a las personas que vivieron durante tantos años en el molino.
Al lado de la casa familiar de mis abuelos, en Prunadiella, está el edificio del molino. Es un edificio de piedra con una antigüedad de más de doscientos cincuenta años, con una construcción peculiar. Está dotado de tres plantas, visto desde la cara norte: en la planta superior está la vivienda, en la baja, el molino propiamente dicho y, por último, en la planta sótano, están las ruedas aspadas que mueven las muelas de piedra de grano. La vivienda se comunica con el recinto del molino a través de una trampilla en el suelo de la cocina que facilitaba la vigilancia y la realización de las labores necesarias para la molienda.
El agua para el molino entra por debajo de la planta primera, en la fachada principal y bajo el corredor, es conducida por dos canales hasta las tres ruedas aspadas (actualmente de hierro, antes de madera) en la planta sótano, chocando de forma violenta contra ellas debido al fuerte desnivel y mediante un huso insertado en cada una de ellas y unido, por encima a las muelas de piedra las hace girar y así moler el grano (escanda, maíz, cebada...).
A través de la planta sótano y bajo un arco de piedra de construcción singular sale el agua hacia el río. El arco no es de medio punto, propiamente dicho, sino rebajado y con cenit desplazado hacia el lado derecho. 
El agua que abastece el molino se toma del río Riosa, aguas arriba unos doscientos metros, a la altura del lugar conocido como "La Canterona". Se deriva mediante un banzao, cincuenta metros abajo del puente del "Oreyán" que crea un espacio precioso, tal como podéis comprobar en las fotos que acompañaremos al reportaje.
En su día, entre el banzao y el molino, solamente había un edificio de piedra y la presa discurría a través de la pomarada de mis abuelos, totalmente descubierta, sin embargo, en la actualidad, la presa discurre, casi en su totalidad, bajo edificios, con excepción del primer tramo y el último. Para efectuar la toma fue necesario realizar un pequeño túnel de de unos veinte metros de longitud, que aún se conserva. La presa discurre encajonada entre la carretera As-231 - Peñamiel- Pola de Lena - y el Río Riosa durante un pequeño tramo antes de entrar bajo los edificios. En este tramo descubierto después del túnel hay una compuerta lateral que permite aliviar el agua hacia el río cuando se producen grandes crecidas o sea necesario efectuar trabajos de limpieza de la presa.
Antes de estar construido el edificio del "Único", había un pequeño lavadero construido por mi tio Paco de características peculiares y con cubierta abovedada - Me viene a la memoria las reprimendas que recibíamos cuando nos subíamos encima de la bóveda del lavadero y saltábamos por encima de la presa hasta la pumará -. A su lado una compuerta frontal con un aliviadero lateral hasta el río para cuando se producían grandes crecidas o era necesario reparar el molino. Os puedo asegurar que este molino, con la limpieza de la presa en el Banzao y revisión de las aspas podría ponerse a funcionar en cualquier momento. 

Hoy, el molino y la casa están al cuidado de Umbela, sobrina de María El Molín quien, junto con mi primo Avelino Cabo, me informaron con detalle de su funcionamiento y de diversos útiles, algunos de los cuales aparecen en las fotografías. En las fotos también se pueden ver las tolvas donde se depositaba el grano. A ellos les agradezco su colaboración.
Texto y Fotos: José Luis Cabo Sariego.


Foto: José Luis Cabo Sariego.

Cara norte del Molín de Prunadiella (Riosa)

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Cara norte del Molín de Prunadiella (Riosa)

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Cara norte del Molín de Prunadiella (Riosa)



Foto: José Luis Cabo Sariego.

Cara norte del Molín de Prunadiella (Riosa)

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Cara norte del Molín de Prunadiella (Riosa)



Foto: José Luis Cabo Sariego.

En esta foto se ve perfectamente las características del arco. Es un arco rebajado en el que el cenit esta desplazado a la derecha.


Foto: José Luis Cabo Sariego.

Conjunto de las canales y de las ruedas aspadas.


Foto: José Luis Cabo Sariego.

Detalle de una  de las canales



Foto: José Luis Cabo Sariego.

Fachada este del Molín de Prunadiella (Riosa). En la planta baja está la puerta de acceso al molín.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Corredor de la vivienda del Molín.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Corredor y puerta de acceso a la vivienda del molín.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Ubicación del molín en Prunadiella.


Foto: José Luis Cabo Sariego.

Casa de los abuelos, después de mis tios Paco y María Luisa; hoy de mis primos Marisa y Avelino Cabo.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Ubicación del molín en Prunadiella.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Salida del agua del molino al río Riosa.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Tolvas donde depositaba el grano para moler.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Tolvas donde depositaba el grano para moler.


 Foto: José Luis Cabo Sariego.

Tolvas donde depositaba el grano para moler.

 Foto: José Luis Cabo Sariego.

Tolvas donde depositaba el grano para moler.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Tolva donde depositaba el grano para moler.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Tolvas donde depositaba el grano para moler.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Tolva donde depositaba el grano para moler.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Puerta de acceso a la vivienda desde el molino.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Banzao en el Río Riosa que permite derivar el agua para el Molín de Prunadiella en la zona del Oreyán y que conforma un lugar de gran belleza.


Foto: José Luis Cabo Sariego.


Banzao en el Río Riosa que permite derivar el agua para el Molín de Prunadiella en la zona del Oreyán y que conforma un lugar de gran belleza.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Banzao en el Río Riosa que permite derivar el agua para el Molín de Prunadiella en la zona del Oreyán y que conforma un lugar de gran belleza.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Al fondo, a la derecha, túnel por el que se deriva el agua para el Molín de Prunadiella. Está dotado de una rejilla que impide la entrada de maleza.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Por la parte derecha del banzao, se deriva el agua mediante una presa y un pequeño túnel  hacia el molín de Prunadiella.

 Foto: José Luis Cabo Sariego.

Zona del Banzao.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Zona del río Riosa entre el Banzao y el puente del Oreyán.

 Foto: José Luis Cabo Sariego.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Túnel por el que se deriva el agua para el Molín de Prunadiella. Está dotado de una rejilla que impide la entrada de maleza.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Una vez superado el túnel, la presa discurre por un tramo abierto.



Una vez superado el túnel, la presa discurre por un tramo abierto.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Compuerta que permite aliviar la presa cuando se producen crecidas del río.

Foto: José Luis Cabo Sariego.

Compuerta que permite aliviar la presa cuando se producen crecidas del río.





















jueves, 8 de enero de 2015

APEROS Y APARATOS UTILIZADOS EN LA COSECHA DE LA ESCANDA EN RIOSA



En la época en que, en el Concejo de Riosa, las comunicaciones con el exterior eran escasas y de mala calidad, la gente de los pueblos rurales, tenían que apañarse con los medios que le facilitaba la tierra y la ganadería. Un alimento primordial era el pan de escanda, junto con el pan de maiz - borona -. En Riosa, se cultivaba en las "erías" más "soleyeras" - soleadas- de los distintos pueblos que componen el Concejo: Llamo, La Cantera, Felguera, Muriellos, Doñaxuande, Purció, Grandiella, Les Gateres, Cereceo, Villamer, La Xuncar...
En Asturias, en la Antigüedad y en la Edad Media, se cultiva la escanda (espelta) en una amplia extensión, siendo el cereal de mayor consumo humano, sin embargo, con la llegada del maíz procedente de América, en el primer tercio del siglo XVI, su cultivo comienza a disminuir, ganando en intensidad el cultivo del maíz. La escanda es un cereal de invierno que se cultivaba junto con el trigo y centeno pero, en las aldeas y pueblo de montaña, el que prevalecía era la escanda junto con el maíz del que se elaboraba, como decíamos, la "borona".
La recolección de la escanda se realizaba separando las espigas de los tallos, utilizando para ello "les mesories". La paja, una vez separadas las espigas, se segaba a "gadañu" - guadaña - siendo depositada en el pajar para consumo o cama de los animales.
"Les mesories" se componen de dos palos de unos setenta centímetros de longitud, unidos mediante una cuerda o correa por uno de sus extremos - empuñadura-, en algunos casos, con algún tipo de talla. Se enganchaba las espigas con los palos y se tiraba hacia arriba arrancándolas, siendo depositadas en una cesta que llevaba un acompañante de la persona que manejaba "les mesories".Recogidas las espigas se llevaban a la era para ser mayadas con el "manal", apero compuesto de dos palos, el que se empuñaba, más grueso, de un metro y veinte centímetros aproximadamente, rematado en forma de bola, donde se le ataba una correa que sujetaba el segundo palo, de dimensiones similares pero más estrecho ( solía ser de carrascu" (acebo). Este era el que goleaba las espigas para separar el grano con su cascarilla.
El siguiente paso era llevar el grano con la cascarilla al "Rabil", aparato que, generalmente, estaba debajo de los hórreos o paneras, donde se separaba el grano de la cascarilla y lo dejaba dispuesto para llevarlo al "molín" donde transformaba en la tan preciada "farina d´escanda", con la que se elabora el pan de escanda.
Todavía hoy, en multitud de pueblos y aldeas de Asturias, se reconoce la importancia de este cereal en el ámbito del la sociedad rural asturiana y lo recuerdan elaborando los clásicos bollos de escanda; en los fiestas de los pueblos se colocan en el denominado "Ramu".
El "Ramu" consiste en una armadura de madera de forma cónica, con bandas de madera que confluyen en la parte superior, donde se coloca "la bolla", esta de forma circular, también un "gallo" y la bandera de Asturias. Se adorna con cintas de vivos colores denominadas "colonias"; en la parte baja se cuelgan rosquillas para los niños. Los bollos se subastan a la "puja a la llana". Previamente a la "puya" el ramu es conducido hasta la capilla del pueblo para ser bendecido y después de la misa se realiza la subasta.

 Foto: José Luis Cabo Sariego


Es probable que muchas personas, incluso muchos asturianos, no conozcan como se denomina este apero y para que se utilizaba en el campo asturiano. Son "les mesories", y se utilizaba en las tierras en que plantaba la escanda para que, una vez maduras las espigas y antes de segar, se apretaban con estos dos "palos" todos los tallos que pudieran abarcar y se tiraba hacia arriba, separandolas del tallo. Las espigas se llevaban a la era, donde con el "manal" se las golpeaba de forma que solamente quedara el grano con la cascarilla. El siguiente proceso era llevarlo al rabil donde separaba el grano de la cascarilla. Este proceso os explicaremos más adelante.
Estas que aparecen en la foto, con una empuñadura tan artistica, son de Tere Hevia, de Llamo (Riosa).


 Foto: José Luis Cabo Sariego


 Foto: José Luis Cabo Sariego


Foto de Carmina Llano Iglesias.

Agradecemos a Carmina Llano Iglesias que nos haya cedido esta foto tan interesante: Año de 1948. Está tomada en San Adriano (Riosa), entre la capilla y la casa donde vivía con su familia. En la foto aparecen -de izquierda a derecha-, Juan Antonio, Lola, Carmen (la abuela) y Carmina. Están separando el grano de las espigas de la escanda. Incluso utilizan el "manal" -apero que ya pudimos ver en el reportaje sobre Cereceo, manejado por Armando-.

 Foto: José Luis Cabo Sariego.


Armando, nos enseña como se maneja "El Manal " Este apero, está compuesto de dos palos, el que se toma con las manos, más grueso y de fresno, y el otro, unido mediante una correa que puede girar, de acebo, se llamaba "moquín" y era de menor diámetro, (dicen que de ahí viene la expresión: "Voy date un moquinazu"). Se utilizaba para separar las espigas de la escanda del grano,en la era. Después, el grano cubierto de la cascarilla se llevaba al Rabil, donde la muela, separaba el grano de la cascarilla, grano que se llevaba al molino, para hacer la harina de la escanda, tan apreciada en Asturias.

  Foto: José Luis Cabo Sariego.

Armando, nos enseña como se maneja "El Manal " Este apero, está compuesto de dos palos, el que se toma con las manos, más grueso y de fresno, y el otro, unido mediante una correa que puede girar, de acebo, se llamaba "moquín" y era de menor diámetro, (dicen que de ahí viene la expresión: "Voy date un moquinazu"). Se utilizaba para separar las espigas de la escanda del grano,en la era. Después, el grano cubierto de la cascarilla se llevaba al Rabil, donde la muela, separaba el grano de la cascarilla, grano que se llevaba al molino, para hacer la harina de la escanda, tan apreciada en Asturias.

  Foto: José Luis Cabo Sariego.





 Foto: José Luis Cabo Sariego.


  Foto: José Luis Cabo Sariego.

Empuñadura de "Les Mesories", talladas artisticamente.


  Foto: José Luis Cabo Sariego.



  Foto: José Luis Cabo Sariego.


Rabil bajo la panera de Cereceo (Riosa), donde se depositaban los granos de la espiga de la escanda con sus cascarilla. La muela, activada por el rabil, separaba el grano de la cascarilla y lo dejaba listo para llevarlo a moler al molino para y transformarlo en harina de escanda.

 Foto: José Luis Cabo Sariego.



Foto: José Luis Cabo Sariego.



 Foto: José Luis Cabo Sariego.

Molín de Prunadiella (Riosa)



  Foto: José Luis Cabo Sariego.

Molín de Prunadiella (Riosa)

  Foto: José Luis Cabo Sariego.


Molín de Pontón Altu (Riosa)

  Foto: José Luis Cabo Sariego.


"Puya del Ramu" en la Fiesta de Ntrª Sra. del Rosario, en La Vega -octubre de 2014-, con bollos de escanda.