domingo, 10 de noviembre de 2013

CURIOSIDADES Y APUNTES INTERESANTES DE NUESTRO CONCEJO DE RIOSA.


CURIOSIDADES Y APUNTES INTERESANTES DE NUESTROS CONCEJO DE RIOSA (ASTURIAS)
PRIMERO.- ¿Sabíais que el musicólogo, folclorista, compositor, investigador e interprete, EDUARDO MARTINEZ TORNER, nacido en Oviedo hace 125 años tenía sus raíces por parte de padre en RIOSA, concretamente en LLAMO?


Su madre se llamaba Filomena  Torner y Mas y había llegado a Asturias procedente de Villanueva y La Geltrú (Cataluña).
A los Torner se les conocía en Oviedo como Los Catalanes y tenían un negocio de curtidos a las afueras de Oviedo. Parece ser  que un día apareció por su finca de las afueras de Oviedo un pastor de LLAMO (RIOSA), llamado ANTONIO MARTINEZ, solicitando trabajo. Se lo dieron y, a partir de aquí, ANTONIO consiguió la confianza de LOS TORNER, llegando a casarse con su hija Filomena. Así se formó la familia MARTINEZ TORNER. Tuvieron seis  hijos.
Sin tradición musical en la familia, compaginó los estudios de bachillerato con los de piano.
En 1910 terminó la carrera de piano en el Conservatorio de Madrid y en 1912 marcha a París para estudiar en la "SCHOLA CANTORUM", permaneciendo en la capital francesa hasta el inicio de la Primera Guerra Mundial. 
A su regreso  a Asturias  prevalece su vocación de   musicólogo sobre su talento como concertista de piano y compositor. Recorre todos los rincones de Asturias recogiendo canciones populares. Con el material recogido, pronuncia conferencias en la Universidad de Oviedo, en los teatros de Oviedo y Gijón y en los Ateneos Obreros. Las conferencias que imparte son ilustradas  musicalmente por  Cuchichi y María Argüelles. Fue una etapa feliz. Participó, también, en la tertulia que se reunía en el "CAFÉ  ESPAÑOL" denominada "LA CLARABOYA". El año 1920 es un gran año para EDUARDO MARTINEZ TORNER, se casa con la jóven ovetense Jovita Cue Mier y ve como se publica  su "CANCIONERO DE LA LÍRICA ASTURIANA". En él consigue reunir  500 canciones populares asturianas, clasificándolas según un criterio musicológico. En 1928 estrena, con éxito, una zarzuela de ambiente asturiano "LA PROMESA", con libreto de Dicenta Escosura.
Investiga el folclore gallego, llegando a reunir 1.500 canciones para un Cancionero, sin embargo, se extravía y aparece años más tarde en una carbonera, siendo editado en 1975.
Los años treinta son años de muchos contrastes, por un lado, consigue el máximo reconocimiento, es catedrático del Conservatorio de Música de Madrid, es comisionado por la Universidad de Columbia  y participa con su concuñado, el ilustre escritor asturiano, ALEJANDRO CASONA, en las Misiones Pedagógicas de la República. Al estallar la guerra civil española, se produce un cambio dramático en su vida. La familia queda separada, por un lado su mujer y su hija pequeña y por otro, él y su hijo Eduardo.  En el año 1939, parte para su exilio londinense desde Francia, y, su hijo, que pensaba unirse a él al día siguiente, no puede hacer como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial . Sufrirá los bombardeos  alemanes sobre la ciudad del Támesis. En 1947, conseguirá llevar  a Londres a su mujer y a su hija - las dos Jovitas -, sin embargo a su hijo, le deniegan el pasaporte repetidamente y no puede salir de España. Hace lo posible para vivir con dignidad, trabajando en la Fundación  "Luis Vives", en la BBC, con un programa semanal, también es profesor y colaborador del Instituto Español ...
En 1957, con 67 años,  EDUARDO MARTÍNEZ TORNER, muere en un Hospital de Beneficencia de Londres. Tras él queda una ingente obra, que abarca desde  las  composiciones populares (FIESTA EN LA ALDEA, LA SUIT LLANISCA, ZARZUELAS), hasta los trabajos de investigación y musicología (destacan LA COPLA, CANCIONERO MUSICAL DE LA LÍRICA  POPULAR ASTURIANA, COLECCIÓN DE VIHUELISTAS ESPAÑOLES DEL SIGLO XVI, CINCUENTA CANCIONES ESPAÑOLAS ETC).
EDUARDO MARTINEZ TORNER,  fue un musicólogo de talla internacional que no ha tenido el reconocimiento que se merece, ni siquiera en su Asturias natal.
Por ello los riosanos, teniendo en cuanta que sus raíces proceden de nuestro Concejo, debemos reconocer su enorme valía, difundiendo sus méritos y su obra - tan extensa -  a los cuatro vientos para que todo el mundo sepa quien fue EDUARDO MARTÍNEZ TORNER. Además, para vergüenza de todos, conocer todas las estrecheces y dificultades que hubo de soportar en su exilio de Londres, después de la guerra Civil española. A todo ello hubo de enfrentarse totalmente solo ya que su mujer y su hija no pudieron trasladarse a Londres hasta 1947 y su hijo    hasta 1957,  ya que le denegaron el pasaporte repetidamente desde el año 1939 y cuando se lo concedieron su padre ya había fallecido hacía ocho días. Los restos de Eduardo Martínez Torner y su esposa Jovita, años más tarde, fueron incinerados  y ahora descansan en el Cementerio del Salvador de Oviedo.

SEGUNDO.- ¿Sabíais  que el primer  automóvil que llegó al Concejo de Riosa, una vez construida la carretera desde Oviedo, fue el matricula nº 5.785 y lo hizo el 4 de octubre de 1930?
. Así figura en un documento manuscrito que literalmente dice:
"Automóvil nº 5.785.
Primer automóvil que el día 4 de Octubre de 1930 arribó a las playas del río Riosa (Puente de Larada), ocupado por D. Francisco Fernández y Señora, Rosaura Castañón, Daniel González y Luciano Martínez, quienes ruegan al amigo Avelino" - se refiere a Avelino Cabo, Secretario del Ayuntamiento de Riosa - "haga constar como dato histórico la fecha arriba señalada sin consignar los nombres ya que no tenemos interés de pasar a la Historia.
Por todos
DGonzález"

Tercero.-¿ Sabíais  que el carbón de Riosa fue el primero que se explotó con fines industriales en la Fábrica de Cañones de Trubia?

En el año 1848 cinco carretas de bueyes partían de Riosa con destino a Trubia transportando carbón de hulla para la fábrica de Cañones de Trubia. Y es que el carbón de Riosa, debido a sus características, era el más idóneo. Hecho confirmado por la foto de los resguardos de los vales que se entregaban a los carreteros. Partían de Porció, entrando en el vecino de Morcín por la zona de La Covarriella, La Cruz, Cardeo, El Vallín La Piñera, Peñerudes, Labarejos (Concejo de Santo Adriano), Puerto, Caces y Trubia.  Eran 15 km por un mal camino, siete horas de ida y siete horas de vuelta. Uno de los carreteros habituales  era Andrés Fernández, de la Foz de Morcín, que disponía de una buena pareja de bueyes y cargaba más que nadie: en el año 1857 cuarenta y siete arrobas - se puede ver en los resguardos -. El precio de la arroba era a 1,05 pts. y el total de la carga ascendía a 49,35 pts. (cada arroba casi doce kilos).  El porte era por cuenta de la Fábrica y el transporte estaba fijado  en 20 pts. pareja y carretero, con una carga mínima de de 30 arrobas; cada arroba de exceso se paga a diez céntimos. Era más caro el precio del transporte que el del mineral. Esta circunstancia hizo pensar en la construcción de un ferrocarril que uniera Riosa con Trubia y a tal efecto se redactó un proyecto por DAVID SAMPIL, pero nunca llegó a ejecutarse. En los últimos años, el trayecto Porció-El Vallín, se hizo con mulas para reducir el coste.
En  los contratos de transporte había auténticas cláusulas leoninas: En caso de accidente, avería o enfermedad, el carretero se comprometía a hacer llegar la carga  a destino por sus  medios en un plazo de un día más, caso de no cumplirlo Minas de Riosa no abonaría el porte ni entregaría más carbón al arriero. Era una carrera contra el reloj ya que las calderas de la Fábrica no podían parar, así el primer cañón de hierro colado fue fundido en 1849, calibre 68.
Una de las preocupaciones  del General ELORZA, en la puesta en marcha de la Fábrica de Cañones de Trubia, era la  busqueda de los minerales, combustible, fundentes, arenas y demás materiales  más idóneos  al objeto de lograr el máximo rendimiento  del restaurado establecimiento trubiéco. De los carbones de toda Asturias, estudiados y analizados por el Comandante ASPIROZ, destacaba por sus características el carbón de hulla de Riosa.
Si bien hasta la promulgación de una Real Orden de 30 de enero de 1848, no se adjudicó de forma oficial a la nueva Fábrica de Cañones el arranque de carbón  en las Minas  de Riosa,  de hecho  ya se venía haciendo desde el 2 de abril de 1846 y , a tal efecto,  se había abierto un camino que unía Porció con Trubia, se habían construido viviendas  (casas de La Obra), talleres de fraguas y estaba en construcción 40 hornos de cook. De hecho aún se pueden ver en Porció los restos de los antiguos hornos que figuran en la foto de una grabación que se aporta.
No hay duda de que las minas  de RIOSA había marcado el camino para  LA UTILIZACIÓN DEL CARBÓN CON FINES INDUSTRIALES.
Sobre este tema escribió un documentado artículo el periodista de Pola de Lena Constantino G. Rebustiello,  y que apareció publicado en la desaparecida revista ASTURIAS SEMANAL, el día 1 de mayo de 1971. También existe publicaciones, relacionadas con este tema en el diario LA NUEVA ESPAÑA, de fecha 28 y 30 de diciembre de 1969, respectivamente.

Resguardos de los vales que se entregaban a los carreteros
 Grabación en la que aparecen los hornos de cook de Porció y las "Casas de la Obra". En la parte baja una bocamina.







Cuarto.- ¿Sabíais que el primer enterramiento que se realizó en el Cementerio Muncipal de Riosa, en Pontón Alto, fue el de José Alvarez Fernández, de 72 años, vecino que fue de Felguera (Riosa) y que falleció el 2 de setiembre de 1934?
 Así consta en nota marginal  al acta de defunción obrante al folio 139 vuelto del tomo 18, sección 3ª del Registro Civil de Riosa

Cinco.- ¿Sabíais que el escritor asturiano "JUAN IBERO", seudónimo de JUAN ANTONIO LÓPEZ Y VÁZQUEZ-PRADA, de la familia El Valleto, en el Valle de Cuna (Mieres), estaba casado con una riosana, CARMEN FERNANDEZ HEVIA,  de Les Texeres y que vivieron  en la casa de "PERICO MARTÍN", en Les Texeres, también conocida como "CASA DE JUAN IBERO"?

JUAN IBERO, fue un escritor muy viajero y que residió en muchos países de Europa, concretamente  viajó por Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Portugal, Suecia, Noruega, Holanda, Bélgica y Rusia, donde vivió durante  varios años; en consecuencia, aparte de tener conocimiento de varios idiomas,   hablaba correctamente, el inglés, el francés, el italiano, el ruso y el portugués.
Ejerció la docencia en Lena,  Mieres y Oviedo, colaboró con varios periódicos y revistas y  estaba muy interesado en  temas  sobre las costumbres y el folclore de Asturias, llegando a publicar "CUENTOS Y RECUERDOS DE ASTURIAS" y "PROBLEMAS  DE LA HISTORIA ANTIGUA DE ASTURIAS", "EL TRIUNFO DE ASTURIAS (mirando al provenir de la tierrina).
Tambén llevó a cabo trabajos de investigación sobre las ciudades de Oviedo, Gijón, Mieres  y el Concejo de Rivadeva.
 De su estancia en Rusia, surgió una de sus obras más importantes: "CUENTOS DE LA TIERRA QUE FUE DE LOS ZARES", con prólogo de Enrique R. Loisel y que fue publicado en 1920.  Esta dedicado a Polina Yakovlena:
"A una rusa":
"Estos cuentos, que no son sino un pálido reflejo de mis impresiones de Rusia, los dedico a una bella y simpática petersburgesa, Polina Yakovlena, en agradecimiento al interés que tomó en instruirme  en los problemas de la vida social rusa. EL AUTOR".
A parte de la facilidad que tenía para aprender idiomas, también sabía compenetrarse con las  costumbres de los países que visitaba.
Estudió a fondo el pueblo ruso así como otros muchos pueblos y razas, dándonos a conocer una visión real de todos. La noción que entonces se tenía del pueblo ruso era muy contradictoria, el alma rusa era  una "terra incognita" y "JUAN IBERO", con el sutil espíritu observador de que hacía gala, logró descubrirnos  cómo era realmente el alma  del pueblo ruso.  En este interesante y concienzudo trabajo  y  que él, modestamente, denomina "Cuentos", logra transmitirnos y mostrarnos con nitidez cual era la realidad social de Rusia.
"JUAN IBERO", entre delicadas escenas de la cultura rusa, nos da a conocer cuadros de bárbara rudeza pero, entre unos y otros, nos deja ver claramente el genio suave  y místico de la raza eslava. Nos describe, de un modo pintoresco y sugestivo, cuadros interesantísimos bajo todos los aspectos:científico, artístico,  social, político y religioso y, sin darnos cuenta, llegamos a conocer perfectamente al pueblo ruso.
"JUAN IBERO", tuvo una relación intensa con nuestro Concejo de Riosa, no solo por haber estado casado con una riosana, CARMEN FERNANDEZ HEVIA,  sino, también, por su afición a conocer  nuestras costumbres, nuestro folclore y  la enorme riqueza paisajistica de  La Sierra del Aramo. En una carta manuscrita dirigida en el año 1967 a su amigo José Cabo González, Secretario del Ayuntamiento de Riosa, podemos ver claramente cuales eran sus sentimientos respecto a nuestro Concejo de Riosa.
BENJAMÍN ALVAREZ (BENXA), en su libro "LAMINARIUM DE ALLER, RIOSA Y MORCIN", publicado en 1981, recoge una reseña sobre "JUAN IBERO" y la casa en que vivió en el pueblo de Les Texeres.
"JUAN IBERO" falleció en el año 1971, a los 87 años.


Reseña de Benjamín Alvarez - Bexa - en su libro "Laminarium de Aller, Riosa y Morcín", sobre  Juan Ibero y la casa donde residió en el pueblo de Les Texeres (Riosa)

Carátula del libro  "Cuentos de la tierra que fue de los Zares", escrito por Juan Ibero




Carta manuscrita dirigida por Juan Ibero a su amigo José Cabo González, Secretario del Ayuntamiento de Riosa en el año 1967

Texto: José Luis Cabo Sariego.


No hay comentarios:

Publicar un comentario